lunes, 24 de junio de 2013

San Juan Bautista: Baile, Voz y Tambor




El 24 de junio, la iglesia conmemoró el día de San Juan Bautista, apóstol de Jesucristo, a quien se le atribuye poderes de curación, mejoramiento del clima, éxito en las cosechas y concesión de favores amorosos. Esta fiesta esta confundida en el mundo Occidental y América Latina, se caracteriza por rituales por donde se utiliza el agua, el fuego, el erotismo y la adivinación, entremezclando así lo místico y lo profano.
En Venezuela la celebración en honor a San Juan Bautista, reviste particular importancia desde las épocas de las colonias hasta nuestros días. La fecha establecida por la iglesia para la fiesta coincide aproximadamente con el solsticio de invierno, ambas de gran trayectoria, pues es la misma se congregan diversas prácticas, de rituales paganos con el fin de dar vida y tratar de conservar el brillo del sol, fuente esencial de energía reconocida y venerada por el hombre desde la antigüedad. La fiesta de San Juan Bautista se realiza con mayor intensidad en las zonas donde el negro  ha dejado impresas sus huellas. En el estado Miranda, se celebra en las poblaciones de Barlovento, Caucagua, Cupira, Rio Chico, Guarenas, Guatire, Santa Lucia, Ocumare del Tuy, Tácata y Cúa; esta festividad varia de una población a otra, en Guatire son los tambores, el plato de peltre y las charrascas, en otras es la mina, acompañado por la curbata, la voz de los solistas que alternan con los otros, las guaruras, las maracas, el conjunto redondo.
La celebración más relevante se realiza en Curiepe, la misma se inicia el día 23 por la tarde cuando se comienza a calentar los tambores hecho mejor conocido por los lugareños como “abriendo boca”. En la noche se lleva el santo a una para realizar el “primer velorio”, mientras los tambores suenan en la calle y las personas bailan hasta el amanecer; el 24 en la mañana cesan los tambores mientras se celebra la santa misa en honor a San Juan, donde todos los asistentes se viste de rojo para continuar con la tradición; una vez terminada la misa se reanuda la parranda o sangueo, los adultos bañan al Santo de agua bendita y aguardiente para luego sacarlo en procesión durante todo el día. Al anochecer se le celebra en otra casa el “segundo velorio”. Cada comunidad baila y canta de manera peculiar, los bailes son en pareja en círculos y se consideran danzas exóticas y lascivas pero siempre conserva la esencia popular. El día 25 luego de un merecido descanso por parte de los tamboreros, sacan a San Juan de la casa donde se encuentra, este es el momento más importante de la festividad, bailan la imagen por las calles, la conducen a la iglesia y al son de tambores, los cantos, los gritos y los cohetes se lleva a efecto “El Encierro de San Juan”, y así esperan el próximo año para dar comunidad a la tradición.

Fuente: Columna Horizonte Cultural, Semanario NOTILLANOS- San Fernando estado Apure del 02 al 08 de Julio 2004.

Twitter: @Mariaauxig

No hay comentarios:

Publicar un comentario