miércoles, 26 de septiembre de 2018

La serenata del río.



Un hermoso sentimiento
embarga mi corazón,
aquí en cada latido
tararea una canción
cual llovizna de recuerdos
y me da la sensación
de alegría y de tristeza
al escuchar con amor
la serenata del río
cantada con gran fervor
por las aguas del Apure
tan galante y soñador,
donde navegan canoas
de esperanza y de ilusión
de fe, de paz y alegría
que siguen el resplandor
que brindan las estrellitas
con su luz y su fulgor.

La serenata del río
afina su dulce voz
para cantar un corrío
y enaltecer el folklore
con los versos relancinos
que nacen de la pasión
y hacen soñar al llanero
con el potro cimarrón,
con la silla, con la soga
y el canto del ruiseñor.
La serenata del río
eleva su voz a Dios...
Y le canta una tonada
inspirada en la oración,
para que suba hasta el cielo
como nubes de algodón
y convierta las querellas
en cantos de ordeñador.

Se escucha en la sabana...
y dentro de mi corazón
la serenata del río 
que me inunda con su voz,
con su copla, y con su esencia,
con su joropo y su amor.
La serenata del río
da a mi alma inspiración
para dibujar poemas,
paisajes de ensoñación,
que le dan a la llanura
belleza y exaltación...
Y entre las cuerdas del arpa
se convierten en canción
que se escucha a lo lejos
como se escucha el clamor
del Apure majestuoso
y del Arauca vibrador.

Autor: María Auxiliadora Gómez.

Twitter: @mariaauxig

No hay comentarios:

Publicar un comentario